Cardela, fortaleza medieval

Manuel J. Castro Rodríguez.

Introducción
La fortaleza de Cardela se localiza en un extremo de la Sierra de Ubrique, siendo más conocida como Castillo de Fátima. Los restos que hoy vemos eran parte integrante de las fortalezas que conformaron la inestable frontera occidental del reino nazarí de Granada, como las de Aznalmara (Tavizna), Matrera (Villamartín) o Zahara. Dependiente  administrativamente de la cora de Tukurunna, se encontraba en una segunda línea del esquema organizativo de defensa del territorio, al formar parte de un entramado de castillos que se situaban en las zonas de posible penetración de los enemigos. Su erección se fundamentó en la protección y salvaguarda de la población de los alrededores, y no para contención de las invasiones ni de retraso de su avance, imperando una actitud militar pasiva, debido a que es más fácil defenderse desde dentro que atacar y conquistar con escasos medios técnicos desde fuera. Aunque con un dominio visual limitado por tener sólo contacto directo con el castillo de Matrera, desde la fortaleza se vigilaba el valle que discurre entre el Majaceite y el Guadalete.

Un poco de historia
De la fortaleza y villa de Cardela pocos datos documentales se tienen. Apenas sabemos de su fundación y de su evolución; aparece en algunas referencias históricas dispersas, y sólo hasta el momento de las luchas por ella no se tiene suficiente información cierta. Figuró con la denominación de hisn Cardeila entre las posesiones del rebelde Umar Ibn Hasfun y como Qardala en la crónica musulmana "Rawd al quirtas", como castillo entregado por el benimerini Abu Yaqub al nazarí Ibn alAhmar en noviembre de 1293 por su ayuda contra los castellanos, al igual que las plazas de Algeciras y Ronda y sus castillos como al Sujairat (Zahara), Algar, al Sitil (Setenil) y otros muchos. Es interesante destacar la descripción de la frontera jerezana en un Privilegio otorgado el 30 de diciembre de 1313 a la ciudad de
Jerez, por aparecer por primera vez en un texto castellano el topónimo Cardela (aunque estaba en ese momento en manos musulmanas). Cardela pasó a manos cristianas el 11 de octubre de 1472 cuando fue tomada por las huestes de Don Rodrigo Ponce de León. Esto supuso un debilitamiento en el lado musulmán de la frontera al dejar sin protección otras poblaciones cercanas. La gesta de la primera toma de la fortaleza a manos cristianas fue recogida por Mosén Diego de Varela en su Mermorial de Diversas Hazañas, destacando que fue gracias a un adalid que indicó la estrategia y el punto más interesante para penetrar en ella y tomarla. Para ello mientras mil caballeros y tres mil peones combatían a los musulmanes, varios guiados por el adalid entraron por la espalda al frente de Don Manuel (hermano de Rodrigo Ponce de León).
Las luchas de los señores cristianos con los alcaides musulmanes son frecuentes y no en el afán de reconquista sino por problemas de vecindad o por interés de agrandar los dominios y posesiones, siendo muy corriente las correrías, algaradas, talas o breves ataques, pasando de unos a otros las villas y fortalezas según la magnitud de los ataques y la
resistencia ofrecida.
Es por la importancia fronteriza en esos momentos de Cardela que el rey nazarí Abu I-Hassan intenta recuperarla en un primer intento en el invierno de 1472, aunque no es hasta el 15 de agosto de 1473 cuando la recupera a pesar de la infructuosa ayuda prestada por parte del Marqués de Sevilla al Marqués de Cádiz.
El paso a manos musulmanas obliga a volver a combatir de nuevo, aunque un cambio de estrategia para el avance cristiano en la serranía los lleva a conquistar cada una de las principales plazas nazaríes. Así que se estableció conquistar Ronda, cayendo el 22 de mayo de 1485, por lo que se rindieron todas las plazas que dependían de ella. Esta estrategia seguida por los cristianos fue decisiva para la recuperación total de las villas y fortalezas de la serranía.
Los Reyes Católicos derribaron algunas fortalezas como Audita (Grazalema) y otras las repartieron entre los que lucharon por ellos como premio, otorgando al Marqués de Cádiz el Señorío de las Siete Villas según una Real Cédula de Privilegio emitida en Jaén el 11 de enero de 1490. En el repartimiento llevado en el Señorío en 1502 Cardela no se repobló, quedando la fortaleza y villa despoblada y absorbida su población por la villa de Ubrique.

Descripción constructiva y funcional de la fortaleza
La fortaleza de Cardela es de planta irregular, adaptando todas las estructuras al cerro donde se asentó. La técnica constructiva empleada en es la de mampostería caliza por hiladas enripiada tomada con mortero de cal, sin módulo fijo en los mampuestos aunque sí se observa el uso frecuente de hiladas niveladoreas de piezas más finas. El barro cocido aparece  profusamente como ripio pero no como material importante, ni siquiera como verdugas. Se emplea el mortero de cal con árido fino como argamasa, apreciándose, con un estudio organoléptico preliminar, su baja calidad sobre todo el utilizado en las murallas.
No se usó madera estructuralmente, aunque sí se observan mechinales necesarios para colocación de andamios durante la ejecución de muros, sobre todo en el aljibe. No aparecen marcas de cantería ni parece que los paramentos estuvieran enfoscados al no apreciarse restos.
El sistema defensivo que se concretó para la salvaguarda de los habitantes de la villa de Cardela nos muestra que en todo momento se utilizó, como en otras fortalezas de la serranía, la difícil orografía del terreno acompañada de obstáculos en forma de murallas. El emplazamiento de la fortaleza presenta una posición dominante frente a los asedios, situándose en un macizo recortado en su vertiente sur y este y con pronunciadas pendientes en las laderas norte y oeste.
Por otra parte nos encontramos con una primera cerca de tipo ciclópeo que dificulta el paso en la vertiente noroeste, necesaria en esta posición al ser esta una zona amesetada y con relativo fácil acceso. Y constituyendo la fortaleza en sí distintos paños de muralla que van cerrando la difícil orografía del lugar o elevando la vertical de distintas "fachadas"
del terreno. Presenta una primera entrada con ingreso a la diestra. Flanqueando el acceso encontramos a modo de torre albarrana natural una elevación rocosa fortificada con lienzos de muralla en su cabeza y en una primera línea tras
su traspaso un cubo de aproximación para su defensa directa. De esta puerta solo quedan las mochetas no quedando vestigios ni signos que nos indiquen si fue adintelada o en arco. De esta entrada pasamos a otra con ingreso directo
en rampa cuya mocheta derecha se labra en la roca y la izquierda es de mampostería.
Traspasada esta entrada penetramos en el recinto de la fortaleza. De los pocos restos visibles que quedan de la muralla perimetral podemos apreciar actualmente un pequeño tramo de unos doce metros y escasa altura con un cubo y dos cubos aislados que estarían conectados con algún lienzo de trazado irregular adaptado al terreno. En ningún tramo de las murallas se aprecian restos de merlatura y almenaje.
Destaca por su posición estratégica un elemento de control y vigilancia del territorio. Es una especie de garita, sin cubierta actualmente, de aproximadamente 2 m de radio desde la cual se divisa todo el valle y las sierras aledañas, precedida por una muralla a la derecha con un ligero adarve que controla una impresionante "fachada" rocosa y otra a la izquierda de la que se intuye su trazado. Como elementos mejor conservados tenemos un par de algibes localizados en la zona más alta del cerro de profundidades desconocidas.
Uno más pequeño de planta rectangular de aproximadamente 2 x 1 m. sin cubrición y otro de planta trapezoidal de 11,5 x 2,5 m cubierto en su eje longitudinal por un tipo de bóveda poco común en su ejecución. Esta bóveda se construye con sillares y verdugas de ladrillo reguladoras dando el intradós dos planos inclinados. El relleno se realiza con una gruesa capa de hormigón de cal y piedra resultando el trasdós una superficie plana. Los cierres laterales se ejecutan con ladrillo a soga.
No se observan elementos de captación, conducción y evacuación de las aguas de los algibes. Es por ello que cabe preguntarse por qué se colocó en tan elevada posición. Junto a éste aparece un lienzo cercano de poca altura. No se aprecia en la fortaleza torre del homenaje. Parece que no existe un reducto final ante un ataque.

¿No se construyó? ¿Confiaron en la total inexpugnabilidad de la fortaleza? o... ¿es que han desaparecido los muros que la conformaban?
Me arriesgo a pensar que sí existió y que el aljibe formaba parte de ella al situarse en la cota más alta del lugar, además de ser el muro sur este de un considerable grosor y de existir unos muros laterales que podrían cerrar el emplazamiento.

Necesidad de conservación
Como propuesta de conservación se podrían recuperar los niveles originales, consolidando los lienzos que están en peor estado evitando una recuperación idílica., además de crear sendas que permitan su visita. Es fundamental comenzar una línea de investigación científica compuesta de trabajos tanto arqueológicos como de topografía, documentación histórica y fotográfica, de obtención y análisis de muestras de materiales de construcción y dibujo de materiales arquitectónicos, para un mayor conocimiento, divulgación y puesta en valor de la villa y fortaleza de Cardela.

Notas
Agradecimientos a Pedro Bohórquez y Miriam Fernández.
Plano base extraido de la ponencia de Rodrigo Valdecantos en Estudios de historia y arqueología medievales IX.
Bibliografía consultada:
Estudios de historia y arqueología medievales, IX.
I Congreso de fortificaciones en Al Andalus.

AVISO
El Castillo de Fátima (Cardela) no es de libre acceso, pues se encuentra en terrenos de propiedad privada y dentro de un coto de caza.

 

One thought on “Cardela, fortaleza medieval

  1. Pedro Carpena

    Hola.
    Soy un enamorado de la historia. He visitado y conozco la mayoria de poblaciones, castillos y torres que conformaban la cora de ronda (Aznalmara, Matrera, Villaluenga, Ubrique, Torre del Paso en Cortes de la Fra., Teba, la misma Ronda etc).
    Me gustaría poder visitar el castillo de Cardela.¿Qué pasos tendría que realizar o con quién contactar para poder hacerlo?
    Agradecido de antemano.
    Pedro carpena.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *