Monthly Archives: Diciembre 2005

1 Comment

El historiador ubriqueño Antonio Morales Benítez ha obtenido el primer galardón de la VI edición del premio de investigación histórica “Manuel Esteve Guerreo”, convocado por el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, con un estudio titulado “Prensa, masonería y republicanismo. Manuel Moreno Mendoza (1862-1936) y la masonería jerezana”, según informó Ramón Clavijo, director de la Biblioteca Municipal de Jerez y secretario del jurado.
Morales, miembro de la asociación Papeles de Historia de Ubrique y profesor de enseñanza secundaria, obtuvo la distinción ex aequo con Manuel Romero Bejarano, quien presentó un estudio titulado “Santas cosas son los muros: la arquitectura militar en Jerez en el siglo XVI”.

El premio, dotado con 1.250 euros, se repartirá entre ambos galardonados. Además, el Ayuntamiento de Jerez publicará los dos libros en noviembre de 2006, coincidiendo con las próximas jornadas de historia de la ciudad.
El jurado calificador estuvo integrado por María Dolores Barroso Vázquez, directora del Instituto de Cultura de Jerez; Alfonso Franco Silva, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Cádiz; Juan Luis Sánchez Villanueva, miembro del Centro de Estudios Históricos Jerezanos; y Ramón Clavijo, secretario, con voz pero sin voto. Actuó de presidente el concejal de Cultura, Julián Gutiérrez.

La figura de Manuel Moreno Mendoza sobre quien se centra el estudio de Antonio Morales, fue un destacado dirigente político y social que adquirió un gran protagonismo en Andalucía durante el tránsito del siglo XIX al XX, ya que a él se debía la creación de sociedades obreras en el campo andaluz de signo reformista y afines al republicanismo. Fue elegido alcalde de Jerez y diputado a Cortes en dos ocasiones. Editó y dirigió varios periódicos republicanos y una imprenta, ubicada en su propio domicilio para la edición de obras de contenido republicano.
Paralelamente a estas actividades políticas, sociales y periodísticas, Morales descubre en Moreno Mendoza una vertiente masónica menos conocida. Iniciado tempranamente en la Orden, desarrolló una importante actividad a lo largo de casi 40 años de militancia. Vio la luz masónica en un taller jerezano en el año 1897 y cuando no pudo continuar en él por el desmantelamiento de la institución en la ciudad se afiliaba a otra histórica logia, la de Ubrique, denominada ‘América’, en la que siguió trabajando por la recuperación del masonismo.
[Artículo publicado en El Periódico de Ubrique, nº 48, 2/12/2005, pág. 28]